Salud

¿Cuándo es mejor hacer ejercicio antes o después de desayunar?

Hay muchos mitos respecto a si debemos desayunar o no antes de hacer ejercicio. Aquí te decimos cuándo es mejor para que no afectes a tu organismo
sábado, 6 de agosto de 2022 · 06:00

Comer o no comer. Desayunar antes o después de hacer ejercicio. Esa es la incógnita que aquí te respondemos, indicándote cuándo realmente es mejor hacer ejercicio para no afectar tu organismo y aproveches al máximo tu activación física.

Sobre cuál es el mejor momento para hacer ejercicio físico cada quien tiene su opinión, sobre todo porque la mayoría de personas lo hace cuando puede y en función de sus obligaciones diarias, aunque si sales a correr o vas al gimnasio antes de sentarse a la mesa para el desayuno es bueno para tu cuerpo, según un nuevo estudio.

Científicos de Reino Unido siguieron el progreso de pérdida de peso de 30 hombres con sobrepeso y obesidad durante seis semanas, que habían sido divididos en tres grupos: Los que se sentaron a desayunar antes de hacer ejercicio; los que comieron después y otros que no hicieron cambios en su estilo de vida, con los primeros quemando el doble de grasa respecto a los que hacían actividad física después del desayuno.

Antes o después de desayunar, ¿cuándo es mejor hacer ejercicio?

Pero eso solo es el principio, pues hacer ejercicio a primera hora no solo es para quienes necesitan o quieren perder peso sino para todos, pues cambiar el momento en que se come en relación con el momento en que se hace actividad física puede generar cambios profundos y positivos en la salud ya que nuestros niveles de insulina son más bajos por la mañana.

El cuerpo recurre a la grasa ya almacenada en los tejidos para obtener energía después de haber ayunado durante el sueño, en lugar de consumir la energía de la comida y manteniendo bajo control el azúcar en la sangre, evitando la diabetes y las enfermedades cardiacas.

De tal modo, el grupo que empezó a sudar a primera hora estaba mejor a medida que avanzaba el día, pues sus músculos respondían más sensibles a la insulina y mostraban un aumento de las proteínas que ayudan a regular la glucosa en el torrente sanguíneo, mientras que aquellos que se ejercitaron después de desayunar mostraron respuestas de insulina similares al grupo de control, por lo que sus entrenamientos fueron ineficaces.

Así, hacer ejercicio con el ayuno de la noche aumenta los beneficios para la salud, sin cambiar la intensidad, duración o esfuerzo.

EG