Rutinas

¿Cómo hacer ejercicio lesionado y sin riesgo?

Es necesario hacer un calentamiento adecuado para evitar lesiones, además, la alimentación jugará un papel clave en este proceso.
viernes, 5 de agosto de 2022 · 06:00

Hacer ejercicio constantemente es un hábito que trae beneficios físicos y mentales, de hecho, ayuda a prevenir enfermedades a mediano o largo plazo, sin embargo, las lesiones son parte de un todo, así que llegan a presentarse, por esa razón te diremos cómo entrenar con una dolencia y sin riesgo.

Antes de comenzar debemos mencionar que el calentamiento es clave para evitar lastimarse, tiene que ser preciso en tiempo y forma, de lo contrario estaremos más expuestos, además, hay que darle al cuerpo el descanso que necesita con el fin de no generar sobrecargas musculares.

Asimismo, la alimentación jugará un papel trascendental en nuestro objetivo, pero también es importante cuidarla para brindarle al sistema lo que ocupa para completar las rutinas, la recomendación es acercarse con un profesional que nos ayude a establecer la dieta.

Dicho lo anterior, es momento de pasar al tema que nos concierne.

¿Qué ejercicio puedo hacer si estoy lesionado?

Evidentemente cuando hay una lesión nos preocupa perder el avance que hemos conseguido, el primer consejo es alejar esos pensamientos negativos, luego atender las indicaciones médicas al pie de la letra y tendremos que hacer un ajuste a la dieta para consumir menos calorías de las que quemamos. 

Además, el sitio especializado Axa Health considera que podemos completar entrenamientos aun con una dolencia, aquí algunos de ellos.

  • Depende de la zona lastimada, por ejemplo, si tenemos dolor en la rodilla podemos ejercitar los brazos, si es un hombro o codo, las piernas puede seguir activas, tal vez con sentadillas, caminando o una bicicleta estática.
  • No hay que descartar los ejercicios isométricos evitando el área lesionada, para ello debemos tensar el músculo y mantenerlo así en una posición estática, eso podría evitar la pérdida de masa muscular.
  • Otra opción es acudir con un fisioterapeuta para que nos apoye haciendo gimnasia pasiva para evitar la flacidez.

No obstante, estas son recomendaciones generales, para casos particulares debemos tener en cuenta otros factores.

DRM