Lunes 27 de Mayo 2024
ENTREVISTA EXCLUSIVA

En las tribunas, en las cárceles y algún día con Messi: La Delio Valdez habla de sus pasiones

La Delio Valdez tenía el sueño de tocar para Diego Armando Maradona, no sucedió, pero la historia podría ser distinta con Lionel Messi.

Entrevista exclusiva con La Delio Valdez.La Delio Valdez y el sueño de tocar para Lionel MessiCréditos: Especial / AFP / @pablofidelok
Escrito en TENDENCIAS el

La música es una forma auténtica de tocar fibras sensibles del corazón y hacerlas vibrar como cuerdas de guitarra. El eco de las melodías se extiende por todo el cuerpo de una forma que no se puede explicar, solo se siente. Algunas canciones aparecen de forma aleatoria en la vida con un ritmo alucinante y hacen sentir las olas del mar en el alma, pero también ayudan a llevar mensajes al mundo. 

La historia nos ha enseñado que ésta es la forma correcta de expresar ciertas emociones y, de algún modo, poner a los escuchas en sintonía, que sientan lo mismo: la tragedia de los griegos expulsados de Turquía con el género rebétiko, la insistencia de los albinos por reducir los asesinatos de su gente en Tanzania o canciones para procesar el genocidio de Camboya.

Para La Delio Valdez, eso se hace por medio de acciones, en el ‘estar presente’, llevar alegría a lugares que probablemente no la han sentido en un tiempo, un rayo de luz que muchas veces devuelve el brillo a las miradas opacas y ausentes, al final de eso se trata: encontrar una válvula de escape de una realidad que muchas veces no es tan generosa.

“Llega el viernes en la noche y te quieres desconectar un poco, pasarla bien, conocer gente y que elijan asistir a un concierto nuestro para disfrutar su tiempo libre, a mí me llena. Que uno u otro piense ‘me gusta esto, me llevó a un lugar lindo’ o ‘me hace acordarme de alguien’ o ‘conocí a alguien que me gusta bailando una canción de ustedes’, para mí eso ya paga todo”, dice Pablo Reyna, trompetista de La Delio Valdez, en entrevista exclusiva con Heraldo Deportes.

Esa labor no se limita a los grandes escenarios, sino que también se expande a sitios como cárceles o instituciones psiquiátricas que llegan a presentar una especie de ‘vibra negativa’, pero que se esfuma una vez empieza la música, así lo considera Pablo Fidel Broide, saxofonista de la banda, al tiempo que su compañero enfatiza en el aporte que trasciende más allá de las letras.

“No somos una banda de canción de protesta, lo que hacemos es acercar nuestra música a diversos contextos, por ejemplo, situaciones en donde se recuerdan asesinatos por fuerzas del estado, nosotros vamos, participamos con familiares, los colectivos que están ahí y llevamos nuestra música. Vamos a cárceles a tocar, a institutos psiquiátricos. Nuestro compromiso va más por estar en los lugares donde sentimos que hay que estar, llevando nuestra música”, manifiesta Reyna.

Queda claro, la música es un lenguaje universal. Y hay veces que uno se encuentra en un sitio en el que nunca pensó que iba a estar, como una tribuna de futbol. La Delio Valdez ha escuchado sus melodías entre la hinchada argentina que constantemente combina sus dos pasiones: el balompié y la música, dos entes que convergen en el templo de la pelota, así como la samba y el futbol en los estadios de Brasil.

“Cuando una canción llega a la tribuna es un gran logro, más allá de cualquier otra cosa”, expresa Reyna. “La primera fue con el Almirante Brown que está en la ‘B’, fue la de ‘Borracho y amanecido’. Un día fuimos a tocar al club y los muchachos de la barra nos pidieron acompañarlos a la cancha porque querían hacer un video”, completa Pablo Fidel. “Hemos visto que la Selección de Argentina a veces sube reels con nuestra música y es muy lindo porque el futbol allá es parte del folklore popular”, agrega el también hincha del Independiente de Avellaneda.

El sueño de tocar para el Diego

Por momentos, el futbol y la música dan la sensación de ser entes indivisibles, una especie de ying-yang. Más aún cuando los atrevidos componen canciones a grandes jugadores como lo hicieron Rodrigo Bueno, Los Piojos, Mano Negra y hasta Andrés Calamaro con Diego Armando Maradona. Cualquier buen pambolero repetirá en este momento ‘Maradó, Maradó…’

Aunque La Delio Valdez no tuvo la fortuna de tocarle al Pelusa, los Pablos esperan volver a encontrarse algún día con él y compartir su música en otro plano existencial, ahora queda esperar si la suerte es diferente con Lionel Messi, otro de los ídolos y semidioses del pueblo argentino.

“Nunca salió (una canción para Messi), pero siempre puede llegar a salir. Yo anhelaba mucho llegar a tocar para el Diego, era un sueño que tenía con La Delio y sentía que nos íbamos acercando y se nos fue a un lugar que por el momento no creo que lleguemos a tocar. Tal vez más adelante nos encontramos y tocamos para él en otro plano y ahora siento que un nuevo objetivo es tocar para Lionel. Siento que puede pasar en algún momento”, dice con emoción Pablo Fidel.

Por ahora, parece que el trabajo ha dado sus resultados, pues Christian ‘Chaco’ Giménez, leyenda del Cruz Azul y padre de Santiago Giménez, es uno de los seguidores más fieles de este grupo de cumbia, incluso los ha ido a ver a sus shows. Tampoco puede pasar desapercibido Darío ‘Pipa’ Benedetto. Algún día, será turno de Messi.

Y eso da muestra de un mensaje que se expande, de un género que combina distintos ritmos de todas partes del mundo y que, al mismo tiempo, obedece a la esencia argentina que los Pablos y varios integrantes de la La Delio Valdez le imprimen a su obra. Es unión y cooperación.

“Nos invitan a tocar a festivales de música folclórica, entonces hay algo de representar la música de argentina en general, algo que se viene sintiendo. Creo que es algo que se sintió en el Mundial, una fiesta hermosa cuando ganamos y el equipo había recuperado algo: esta idea de lo colectivo, había un espíritu de eso. Siento que nosotros tratamos de trabajar así, es lo que nos da nuestro poder y también tratamos de compartirlo. En Argentina hay una tradición cooperativa de mucha historia y creo que llevamos al mundo ese mensaje de que los trabajadores podemos juntarnos y generar un proyecto”, enfatiza Pablo Fidel.

Sobre el amor líquido y Lila Downs

Me preocupa mucho el amor líquido, los vínculos efímeros. Considero que, incluso, comienza a volverse parte de la idiosincrasia de las nuevas generaciones que cada vez valoran menos sus lazos, no solamente los que se limitan a las relaciones amorosas, sino también a la amistad. Tal vez la música represente un medio para poder hacer el intento de revertir esa situación…

“Parte de la formación de las personas para amar, está atravesada por las canciones que escucha. Las canciones cuentan historias, entonces a la hora de cantar una historia de amor es importante pensar en cómo lo cuentas porque uno repite la matriz en donde se formó. Muchas canciones de amor reproducen formas de amor que son dañinas para todo el mundo: poseer a la otra persona, la bronca, el celo homicida o el ‘me dejaste de querer y te tengo que odiar’. Es ridículo (…) las canciones románticas terminan formándonos como amantes, hay una responsabilidad a la hora de hacer canciones”, expone Pablo Fidel.

Claro que el amor también se puede llevar a lo que uno se dedica en la vida, yo me siento feliz al escribir, ellos al componer, al tocar y al trabajar con leyendas como Lila Downs, es lo que pasa cuando uno le pone empeño y corazón a las cosas. Cuando no son efímeras, ni líquidas.

“Fue poderosísimo, me acuerdo que en la prueba de sonido ella agarró el micrófono por primera vez y cantó, nos quedamos todos muy sorprendidos. Fue un momentazo, te concentrabas en lo que tenías que tocar, pero no podías dejar de admirar lo que hacía ella. Había que manejar la emoción, la verdad es que la rompe toda”, dijo Pablo Reyna. “Ella tiene mensajes muy potentes, es una representante de la música pensada en términos de sociedad y política con mayúsculas, no partidaria. Representa a su país, a su cultura y, al mismo tiempo, no es tradicionalista, sino que es un sonido del mundo que logra ella”, agrega Pablo Fidel.

Las siguientes presentaciones de La Delio Valdez serán el viernes 17 de noviembre en Roma, el domingo 19 de noviembre en Londres, el martes 21 de noviembre en París, el miércoles 22 de noviembre en Berlín, el jueves 23 de noviembre en Madrid y el sábado 25 de noviembre en Barcelona. Momento de expandir el lenguaje común de Latinoamérica: la cumbia.

“La cumbia tal vez te hable de cosas tristísimas, pero vos estás ahí, estás bailando. Entonces es distinta las cosa, tal vez son unas letras tremendas, pero tú bailas y todo se procesa distinto”, apunta con emoción Pablo Fidel.

Por Dave Ramos @elhablador_