Box

Día del padre: El primer Canelo, inspiración de Yuliahn 'La Cobrita' Luna

Yuliahn venció a la Barby Juárez y se hizo monarca gallo del CMB, de la mano de su papá, entrenador y exboxeador que le enseñó todo lo que sabe arriba y abajo del ring
domingo, 20 de junio de 2021 · 16:47

Mientras las demás niñas de la escuela sueñan con ser maestras o doctoras, Yuliahn dice que quiere ser boxeadora como su papá, Julio Luna, quien la lleva a sus entrenamientos para que viva su infancia entre costales y peras, guantes y batas que llevan el apodo boxístico de su padre: El Canelito. 

Aquella niña que cursa la primaria no ve mujeres en el gimnasio. Juega entre los aparatos, cuerdas y cueros que usan los boxeadores para entrenar. Corre por todos los rincones, lanza sus primeros golpes en forma de juego, como lo ve en las películas y como lo hace su padre, El Canelo Luna. "Son recuerdos muy bonitos y ver siempre las cosas en casa como sus batas, sus zapatillas, todo el equipo de box, desde chiquitos siempre mis hermanos y yo supimos lo que era el boxeo", cuenta Yuliahn La Cobrita Luna, en entrevista con el Heraldo Deportes.

Años después, esa niña será madre y campeona. Conseguirá ser de grande lo que de niña quiso. Pero no sólo ella, también Wendy y Julio, sus hermanos, seguirán los pasos del primer Canelo, el de la Comarca Lagunera, donde nació el apodo que hace alusión a su color de piel. 

Yo soy negro, bueno, soy de piel muy morena, y la canela ve que es café, es oscura, de ahí salió. Había un entrenador de aquí de la Comarca que no sé en qué tono me lo dijo, pero una vez lo publicaron así y se me quedó, ya después me empezaron a llamar así”, cuenta el exboxeador y ahora entrenador de sus hijos. “Creo que uno es el que hace el nombre”.

El Canelito boxeaba. Difícilmente le conectaban un golpe. Sabía moverse. Su estilo hizo que lo programaran para enfrentarse en pesos distintos contra campeones del mundo como Daniel Ponce, en desigualdad de pesos, con Luna siempre en desventaja, como "carne de cañón", dice. 

Fuente: Facebook Yuliahn Luna

En este jale hay que ser dedicados y hay que estar bien ubicados, y yo no tenía quién me guiara. A veces a uno lo agarraban como carne de cañón, y uno con tal de pelear pues le entraba. Pero no me arrepiento, estoy conforme, como sea yo tuve mis cosas y estoy contento con lo que hice en el boxeo”, dice Luna satisfecho.

Los tiempos cambian. Las oportunidades ahora también son para las mujeres, por eso sus hijas recorren el camino que incluso a él le costó por falta de apoyo, guía y orientación. “Bien encaminado habría hecho algo más en el boxeo”, reconoce.

En estos días, le toca estar en la esquina de sus hijos, en el gimnasio con ellos, vigilando que corrieran y con la ventaja de vivir juntos para mandarlos a dormir temprano y seguir la disciplina que necesitan los campeones, pero en su momento pensó que lo de Yuliahn era algo pasajero, nada serio, una emoción temporal. La dedicación de su hija lo hizo enfocarse en esa naciente carrera profesional hasta que la Cobrita celebró el título Supergallo del mundo en Argentina y recientemente, contra Barby Juárez, la obtención del campeonato del mundo en peso Gallo del Consejo Mundial de Boxeo.

Me siento orgulloso y contento. Sus triunfos son como si fueran míos, me siento igual que cuando peleaba”, cuenta Luna, lleno de satisfacción en sus palabras. “Trato de inculcarles lo bueno. Y lo malo corregirlo. El mérito es de ellos, son muy disciplinados, me siguen haciendo caso aunque ya están grandes, siguen creyendo en mí”, confiesa.

Fuente: Facebook Yuliahn Luna

Y sobre su tocayo de apodo, Saúl Álvarez, el hombre del momento, el que atrae los reflectores, Luna, el primer Canelo, opina: "Es un ejemplo, un chavo dedicado, ha sabido aprovechar las oportunidades que se le han dado y está ahí. Un peleador muy completo. Se defiende bien y todo, un poco pausado, pero es efectivo", y entre risas clava un gancho para dejar claro quién es quién entre los Canelos: ¡"Pero nosotros fuimos los primeros, eh! Que no vaya a decir que le copiamos".

Yuliahn se dedica al boxeo formalmente a los 15 años. Debutó a los 17. En 2014, con 20 de edad, gana el campeonato de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), en Argentina,contra la local Carolina Marcela Gutiérrez. Seis años después, en 2020 consigue la hasta ahora victoria más importante de su carrera, contra Mariana Juárez, una de sus referentes, a quien le gana el fajín de monarca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en peso Gallo. En esa esquina, leyendo la pelea y aconsejando a su hija, estaba Julio Luna, el primer Canelo, el Canelito, que se convirtió en modelo e inspiración arriba y abajo del ring. 

Es un gran apoyo por parte de mi papá porque él ya pasó por todo en el boxeo, sabe lo que está bien y lo que está mal”, dice La Cobrita Luna después de uno de sus entrenamientos, desde la casa donde vive con sus padres, sus hermanos y su hija Bárbara. “De los errores que él tuvo es de lo que nos puede enseñar, a no cometer esos errores. Yo estoy muy agradecida con él, esa es la ventaja, él ya pasó por lo bueno y lo malo”.

-Por Francisco Domínguez 

FDR