Selección Mexicana

México-Costa Rica, la derrota que cumple 20 años en el Estadio Azteca

La historia se escribe el 16 de junio de 2001, un domingo al mediodía. Allí donde ningún equipo en el mundo había podido derrotar al Tricolor, los ticos lograron su epopeya.
miércoles, 16 de junio de 2021 · 18:54

La historia se escribe un 16 de junio de 2001 en el Estadio Azteca, la fortaleza en la que ningún equipo en el mundo había podido derrotar a México en una eliminatoria mundialista.  Ese domingo, para Costa Rica, tiene un nombre: el ‘Aztecazo’. La batalla de David contra Goliat ganada con un dardo certero de Hernán Medford y un tiro libre de Rolando Fonseca, directo al corazón de 75 mil espectadores que agonizaron en silencio.

Veinte años después, Fonseca dice que le cuentan historias que no sabía. El vecino y su televisor roto en el gol de México, la maestra que detuvo su divorcio con el 2-1 de Medford, las lágrimas de la abuela con el silbatazo del árbitro Carlos Batres. “El otro día, uno de los profesores de mi hija me enseñó una cicatriz en el brazo. Me contó que se la hizo ese día con una bandera, después de quedar atorado con un carro”, recuerda y se ríe, porque cree que, como él, también están locos.

Algo parecido le ocurre a Alexander Guimaraes, entonces técnico de los ticos, a miles de kilómetros de distancia. El brasileño, que terminó su vínculo hace unos días con el Atlético Nacional de Colombia, recibe llamadas de desconocidos cada vez que se acerca la fecha. Algunos aceptan que lo subestimaron, que después del gol de José Manuel Abundis imaginaron un partido que terminaba en goleada. “Hay otros que incluso recuperaron la fe y volvieron a las iglesias”, agrega el estratega.

Foto: Mexsport

Costa Rica celebró los goles de Medford y Fonseca por tres días seguidos. También, las portadas que retrataron la derrota de México, el gigante de la Concacaf al que le pintaron bigotitos en el póster. “Respeto siempre se le tendrá, pero no miedo”, dice Medford, con una media sonrisa que se le dibuja en la cara. “Es un partido que vamos a recordar toda la vida. Ganar ahí, en una eliminatoria mundialista, nos metió en la historia de nuestro país. Estábamos convencidos de que era posible”.

México, el Goliat de la zona, llegaba con cuatro puntos en la eliminatoria y no encontraba una manera de jugar con el técnico Enrique Meza. Perdió ante Estados Unidos (2-0), triunfó sobre Jamaica (4-0) y empató con Trinidad y Tobago (1-1) antes de enfrentar a Costa Rica.  “No era el México de siempre”, afirma Paulo César Wanchope, quien dejó su lugar para la entrada de Medford. Los ticos lo sabían y murmuraban en el vestuario: “Listos para jugar, ¿eh? ¡Vamos hacer historia!”, arengaba el portero Erick Lonnis. La rebeldía rebelada ante su propio destino.

Foto: Mexsport

El partido se abrió con el gol de José Manuel Abundis a los siete minutos, con un cabezazo en un tiro de esquina, “pero no nos ayudó”, reconoce el ex delantero del Toluca. “Pensamos que les íbamos a meter dos o tres goles más y caímos en excesos de confianza”. En su festejo, Abundis y el resto de los jugadores del Tricolor corrieron hasta el banco de suplentes parar mostró una camiseta de apoyo a su técnico, con la leyenda: ‘Profe Meza, estamos con usted’, aunque el resultado -más de 80 minutos después- lo iba a dejar solo.

“Lo defraudamos. Todos fuimos culpables. Sabíamos que el primero en salir, si no lográbamos los resultados, iba a ser el ‘Profe’ y fue doloroso. Muchos de los jugadores que integramos ese proceso ya no seguimos en el Mundial, pero nos sirvió de aprendizaje”, añade Abundis, hoy técnico de categorías menores. Ese aprendizaje, para él y para varios, fue no volver a menospreciar a nadie. En México, en Costa Rica o donde sea.

El ‘Aztecazo’, según Rolando Fonseca, no es el gol de tiro libre ni el error de Oswaldo Sánchez en el remate de Hernán Medford. “Es el silencio de un estadio como ése. No es que uno viva del recuerdo, porque nada gana al hacerlo. Pero los años le han dado mayor relevancia. Todo lo que pude vivir en ese momento, lo vine a disfrutar hasta ahora”.

Foto: Mexsport

Fonseca y Medford volvieron recientemente al Estadio Azteca, para recordar ese viejo 26 de junio. “Nos sentamos a charlar y recordamos a todos los compañeros que estuvieron en ese tiempo”, dice el histórico dorsal 17. “Ya no tenemos a Lester Morgan, nuestro segundo portero -se suicidó en noviembre de 2002-, pero quisimos honrarlo”. Otra vez juntos en el mismo lugar, 20 años después de un domingo con nombre propio para la historia de Costa Rica.

Por Alberto Aceves