Entrenamiento funcional

Estos son los mitos y verdades sobre hacer ejercicio con gripe

Conoce un poco más acerca de este mito que habla sobre el ejercicio cuando se está agripado
lunes, 17 de enero de 2022 · 15:42

¿Puedes entrenar con gripe?, ¿el ejercicio perjudicaría tu estado de salud en dichos momentos?, estas son solo algunas preguntas que se pueden hacer en torno a los mitos y verdades que se han viralizado en internet sobre el entrenamiento cuando se está enfermo, una situación sumamente típica en gran parte de la sociedad.

Figuras del fitness han señalado, en más de una ocasión, que hacer ejercicio mientras se está agripado no trae consigo ningún tipo de problema en tu salud física. No obstante, otras personas amantes del entrenamiento son mas cautelosos al subrayar que la enfermedad podría ser aún más grave si es que le das a tu cuerpo un nivel de exigencia importante.

En ese sentido, la cuenta de YouTube Fitonica ha revelado algunos mitos y realidades en torno a la activación física cuando se tiene gripe. Dicho lo anterior, es necesario que, de seguir estas recomendaciones, también platiques con tu médico de cabacera para conocer si lo que estás a punto de hacer es lo idóneo para tu cuerpo.

¿Se puede hacer ejercicio aún cuando se tiene gripe?

La respuesta será sí o no dependiendo del cuerpo que tengas, de la regularidad con la que hagas ejercicio y, sobre todo, del nivel de la enfermedad en la que estés y de cómo te sientas teniendo esta, ya sea con las condiciones aptas para realizar ejercicio o, bien, con las fuerzas necesarias únicamente para levantarte de la cama.

De acuerdo con un estudio realizado en 2010 por la Universidad de Chicago, hacer ejercicio con una gripe ligera no solo no es perjudicial, sino que ayuda a combatir con los síntomas de la misma dado que permite aumentar la temperatura del cuerpo.

Aunado a ello, hacer activación física cuando se está en las últimas fases de la enfermedad beneficiará a una mejor respiración, eliminando con ello muchas toxinas con el sudor. Bajo esta panorámica, es recomendable entrenar con una intensidad menor a la regular, pues si se hace una rutina similar el cansancio podría aparecer de manera más rápida.

Dicho lo anterior, estas realidades en torno al entrenamiento cuando se está agripado funcionan únicamente cuando la gripe está en su etapa final o, bien, cuando esta te permite realizar una serie de movimientos físicos.

Bajo esta panorámica, el entrenamiento funcional está totalmente descartado si la gripe te impide moverte con facilidad, pues en ese caso se recomendará guardar reposo hasta que la enfermedad se haya superado o, bien, hasta que te sientas lo suficientemente bien para comenzar con la reactivación física.

Sigue a El Heraldo Deportes en Google News dando CLICK AQUÍ.

AC