Boxeo Mexicano

Quiso humillar a Roberto Durán de la peor manera y años después murió de forma trágica

El Manos de Piedra, llamado así en el argot boxístico, le dio una paliza a un pugilista que terminaría su vida de la peor manera posible
Box
viernes, 5 de agosto de 2022 · 07:00

Sería un error no colocar a Estados Unidos como uno de los principales países productores de boxeadores de talla mundial. Los norteamericanos han sido expertos al momento de crear leyendas arriba del ring a lo largo de la historia; sin embargo, hubo un pugilista estadounidense que no solo perdió de la peor manera contra Roberto Durán, sino que murió de forma trágica sin haber cumplido los 30 años de edad.

El Manos de Piedra es un boxeador panameño que cuenta con 71 años de edad y que, en su brillantez, llegó a ser considerado el mejor peso ligero de todos los tiempos. Durante su etapa en la cima tuvo la oportunidad de enfrentar a un sinfín de boxeadores de élite, entre los que destacaba un púgil norteamericano de nombre Davey More.

Las brillantes actuaciones que este tuvo en el ámbito amateur hicieron que de inmediato llamara la atención en el profesionalismo. Davey More llegó a ser uno de los prospectos más importantes de los Estados Unidos durante la época de los 80’s; sin embargo, su derrota ante Roberto Durán fue el inicio de lo que sería una muerte trágica para él.

Perdió con Roberto Durán y después murió de forma trágica

Davey Moore y Roberto Durán midieron fuerzas el 16 de junio de 1983 en la Ciudad de Nueva York. Previo al combate, el pugilista norteamericano se burló del panameño a través de la siguiente frase “Durán fue un gran peso ligero, un buen peso welter y un mediano junior mediocre”, palabras que encendieron al centroamericano.

Harto de las palabras de su rival, el Manos de Piedra se fue con todo desde el primer round acabando la contienda en el octavo episodio derrotándolo por la vía del cloroformo. Más allá de la derrota que esta significó en su carrera, es una realidad que la humillación que vivió frente a miles de aficionados fue el punto de partida de la desintegración de Moore, quien nunca pudo salir de esta situación.

Su ascenso en el profesionalismo fue casi tan rápido como su descenso en el mismo. Moore pasó de ser el campeón de peso mediano ligero de la Asociación Mundial de Boxeo a terminar con un palmarés de 18 victorias y cinco derrotas, la más terrible aquella vivida ante Roberto Durán.

La golpiza del panameño fue tal que algunos expertos consideraron que la pelea debió haberse detenido antes. Rumores indican, incluso, que la madre y la pareja del norteamericano se desmayaron ante los impactos que este recibía. Davey ganó las dos batallas siguientes, pero nunca fue el mismo ni mental ni físicamente.

Su vida terminaría de forma trágica un lustro después, a los 28 años de edad. Moore perdió el conocimiento en su casa en Nueva Jersey después de que su vehículo comenzó a rodar de manera drástica por el camino de entrada. El pugilista intentó detenerlo, pero en el intento fue arrastrado y posteriormente atrapado. Los paramédicos llegaron tiempo después, aunque el saldo oficial derivó en una asfixia traumática confusa.

AC