Boxeo internacional

Fue el gran rival de Mike Tyson, medallista olímpico y despilfarró 250 millones de dólares

Increíble, pero cierto: tras ser medallista olímpico, vencer a Mike Tyson y convertirse en ícono en los 80 y 90, despilfarró 250 millones de dólares
Box
jueves, 4 de agosto de 2022 · 08:46

Otra historia lamentable del boxeo es la que actualmente vive un ex medallista olímpico estadunidense, que fue rival de Mike Tyson y se volvió en ícono del boxeo al final de la década de los 80 y principios de los 90, quien despilfarró una fortuna de más de 250 millones de dólares para vivir actualmente, si no en la miseria, sí muy humildemente.

En poco más de 20 años, dicho boxeador, ex campeón mundial unificado de los pesos pesados tras vencer a James “Buster” Douglas y primer campeón indiscutido de peso crucero en 1988 luego de derrotar a Carlos de León, lo perdió todo o casi todo debido a una serie de malas decisiones y por rodearse de muy malas compañías.

Medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984, perdió sus títulos de los pesos completos al caer ante Riddick Bowe en 1992, aunque un año después recuperó dos de ellos para volverlos a dejar ir tras ser vencido ahora por su rival Michael Moorer en 1994.

Uno de ellos lo ganó de nueva cuenta en la revancha, aunque para reconquistar el otro tuvo que verse las caras ante Mike Tyson, rival al que le ganó en 1996 y enfrentó en revancha un año después, en aquella inverosímil descalificación cuando le mordió la oreja.

Despilfarró 250 millones de dólares tras ser gran rival de Mike Tyson

Como sea, el nacido en Atmore, Alabama, el 19 de octubre de 1962, jamás se imaginó terminar casi en la ruina tras haber ganado alrededor de 250 millones de dólares.

Se trata de Evander Holyfield, quien en poco más de 20 años despilfarró alrededor de 250 millones de dólares luego de que en 1999 fundó Real Deal Records, un sello discográfico que nunca llegó al éxito, además de lanzar su propia marca que jamás jaló y gastar 9 millones de dólares en una cadena de restaurantes que tampoco despegó.

Se divorció en tres ocasiones, lo que supuso una gran división de sus bienes para sus 11 hijos y seis mujeres distintas, algunas de las cuales compartían algunas de las 109 habitaciones de una mansión que tuvo hasta 2008, pero que tuvo que abandonar por el alto costo de mantenimiento y sus atrasos en el pago de la hipoteca.

Evander Holyfield ahora vive en un departamento sencillo y sus ingresos dependen de sus apariciones en público, afirmando que “siento que es demasiado tarde. Cuando no tienes a alguien que cuide de ti, todos toman algo. Me estaban robando, solo robando. Ahora, aunque tarde, ya aprendí la lección. Solía ser tonto, pero ya no lo soy”.

EG