El César

La razón por la que la madre de Julio César Chávez nunca fue a verlo pelear

JCC también relató cómo fue su primer derrota y qué pasó después de aquella triste noche del 29 de enero de 1994
Box
viernes, 13 de mayo de 2022 · 17:50

Todo el mundo sabe de la cran carrera que tuvo Julio César Chávez en sus tiempos mozos, cuando no había rival que pudiera vencer, ni pugilista que se le quisiera enfrentar, pero esta fue la razón por la que la madre del César nunca fue a verlo pelear.

JCC reveló que antes de ser un boxeador profesional, tuvo la oportunidad de ser futbolista profesional, pero el destino le tenía un destino mucho mejor. Para el programa de Jordi Rosado, Chávez comentó que desde la secundaría iban alumnos de otras escuelas para enfrentarlo y desde esa época, Julio ya podía presumir que era el campeón del barrio.

El César jamás se imaginó que se iba a convertir en el ídolo de México, tampoco pensó que metería hasta a 132 mil personas en el Estadio Azteca, o jamás le pasó por la cabeza que se forjaría un invicto de 89 peleas; con el simple objetivo de querer salir de la pobreza.

¿Por qué su mamá de Julio César Chávez jamás lo fue a ver?

“Mi mamá nunca fue a verme pelear, nunca. La llevé a Las Vegas, pero se quedó en el hotel. Mi papá, la única vez que fue, ya que nunca iba, le dio diabetes. Fue la primera pelea con Meldrick Taylor. Se salió de la arena en el octavo round. No pude verme”, declaró el Campeón del Mundo.

 

Cabe señalar que para los padres es difícil ver como es que su hijo es golpeado salvajemente legalmente por otro sujeto, así sea el mejor pugilista de la actualidad. No fue para menos ver a su hijo recibir tanto golpe, menos ante el recordado combate contra el norteamericano.

Pero fue hasta el último round que, para cualquier presente, el Emperador perdía la pelea. Pero fue en ese momento, donde la magia del boxeo y la de los guantes de Julio César, le jugaron un protagónico rol. 

JCC también señaló que cuando perdió por primera vez, su adicción a las drogas y al alcohol ya estaba muy avanzada, así que él sabía que algún iba a pasar eso; muy a pesar de sus problemas de adicciones, el éxito y la buena fortuna lo seguían acompañando. Pero aquél día llegó el 29 de enero de 1994 cuando se midió ante Frankie Randall. 

CA