Glorias del Diamante

Steve Carlton “Lefty”, abanicó 4136 bateadores en toda su carrera

Carlton logró dejar su huella en 24 temporadas siempre al lanzar como si fuera el primer juego de su carrera
martes, 25 de mayo de 2021 · 11:26

El 23 de Septiembre de 1983 Steve comenzó el día de visita en San Luis, Missouri para enfrentar a los Cardenales en el estadio Bush donde hacía dos décadas atrás había debutado, pero ese día tenía una cita con la historia al buscar su victoria 300 de toda su carrera.

Él desde muy joven se caracterizó por ser muy reservado y no dar entrevistas debido a su carácter. Pero su coach de pitcheo que lo vio antes del juego ese día dijo: “Me di cuenta de que estaba más nervioso de lo normal, él realmente quería sacar esto de su camino, caminaba en el dogout muy ansioso”.

“Al calentar en el bullpen no se veía muy bien, no podrías estar seguro de cómo le iba a ir en el  juego”. Se habían reunido 27,266 aficionados esa noche para ver lograr la marca, el juego comenzó muy parejo, pero Carlton comenzó a hacer lo que mejor sabía, dominar a los bateadores con sus lanzamientos y a partir de la cuarta-quinta entrada  ya tenía el control del juego.

Lanzó por ocho entradas, ponchando a doce rivales, llevándose la victoria por seis carreras a dos. Al final de su carrera ganaría 329 partidos de por vida, convirtiéndose en el segundo mejor pitcher zurdo con más victorias en la historia de las grandes ligas.

Foto: Xiadani Alcázar

 

Steve consideraba al beisbol un deporte que se basa en la filosofía de cómo los jugadores deben saber manejar la derrota, así lo hizo a lo largo de su carrera. Él no le lanzaba al bateador, solo pasaba sus lanzamientos a través de ellos, el rival apenas existía al jugar a otro nivel.

El haber sido capaz de lanzar tantos años fue debido a sus pichadas, como la curva, el slider y la recta que perfeccionó, las cuales eran imposibles de descifrar. Usó en su jersey el número treinta y dos.

Nacido en Miami, Florida el 22 de diciembre de 1944, de pequeño practicó la cacería con su padre. Asistió a North Miami high school donde jugó varios deportes como el basketball, el futbol americano y el beisbol, siendo este deporte donde comenzó a llamar la atención por como lanzaba. Ingresó a Miami Dade College, en Octubre 1963.

Steve firmó por un bono de $5000 dólares con los Cardenales de San Luis, enviándolo a las ligas menores para tomar aún más experiencia.

Debutó el 12 de abril de 1965, comenzando su larga carrera con los Cardenales de San Luis, con quienes de muy joven alcanzaría en dos ocasiones la Serie Mundial, ganándola en el año de 1967 ante las Medias Rojas y en 1968 la perdería ante los Tigres.

Debido a una disputa salarial fue cambiado a los Filis de Filadelfia para la temporada de 1972 donde tendría sus mejores actuaciones siendo uno de los mejores lanzadores de la liga, alcanzando el clásico de otoño en dos ocasiones. En 1980 lo ganó venciendo a Kansas y en 1983 lo perdería ante los Orioles. Lanzó en 4 juegos, donde ganó 2 partidos y abanicó a 32 rivales en Series Mundiales.

Sería jugador de los Filis durante 15 temporadas donde comenzó a disminuir sus cualidades debido a sus lesiones y lo dejaron en libertad  el 24 junio 1986. Firmó ese mismo año con los Gigantes de San Francisco donde alcanzó su ponche 4000, para terminar la temporada con las Medias Blancas de Chicago. En 1987 jugó con los Indios de Cleveland y los Mellizos de Minnesota en donde concluiría su gloriosa carrera el 23 de abril de 1988.

Lanzó en total 741 juegos y 709 juegos como abridor. Sus números fueron: 329 juegos ganados, 254 juegos completos, 244 juegos perdidos, 3.22 en promedio de carreras limpias, 5217.2 innings pichados, 4136 ponches y otorgó 1833 bases por bola.

Veinticuatro temporadas duró su carrera, asistió diez veces al juego de las estrellas, además consiguió otros récords. En una temporada encabezó el menor promedio de carreras limpias, en cuatro ocasiones fue ganador del premio Cy Young, en cinco ocasiones fue el mejor pitcher en ponches otorgados y cuatro veces fue el máximo ganador de juegos en la liga nacional.

Ingresó al Salón de la Fama de Cooperstown el 31 de Julio de 1994. Al referirse a su nombramiento dijo: “Por 24 años, hice algo que amaba y me pagaron por ello".

Al terminar su carrera como beisbolista, se alejó por completo de los reflectores del beisbol debido a su personalidad introvertida. Steve aún vive y tiene 76 años.

Por Adalberto Valencia 

Más de